Tricotilomanía

La tricotilomanía es un trastorno que se define como la pérdida autoinducida del cabello. Se relaciona con problemas nerviosos de control de impulsos caracterizados por una sensación de tensión en el paciente que se trasforma en gratificación, cuando se arranca el cabello. El problema encajaría en el grupo de trastornos obsesivo compulsivos y tiene como principal consecuencia la calvicie y un deterioro estético considerable a tratar en una clínica capilar.

tricotilomania-min

Causas de la tricotilomamía

Las causas no se pueden comprender con total claridad, pero los estudios indican que la principal suele ser la ansiedad. Algunos también indican que podría tratarse de un fenómeno hereditario. En estos casos, lo mejor es que te pongas en manos de un médico capilar, que te hará un diagnóstico profesional.

El trastorno afecta aproximadamente a un 4 % de la población mundial y, aunque se presenta por igual en mujeres y hombres, suele ser más común en las mujeres, ya que la sociedad suele ser más exigente con este género, en cuanto a la estética. En lo referente a las edades, se ha observado un pico de incidencia en niños de entre dos y seis años. Otro grupo propenso al trastorno son los jóvenes en edades entre los 11 y 13 años.

La tricotilomanía se diagnostica por varios síntomas, como arrancarse el cabello de manera recurrente, la sensación de placer durante el acto, el malestar que impide a la persona desempeñarse en aspectos laborales, etc. En algunos casos complejos, se pueden encontrar daños en la zona frontoparietal o dificultades añadidas como la onicofagia (comerse las uñas).

¿Tiene solución la tricotilomanía?

Existen ciertos tratamientos para la tricotilomanía que ofrecen resultados óptimos. Este trastorno produce alopecia por tracción, pero suele ser reversible.

Además de la psicoterapia conductual, se puede mejorar el aspecto acudiendo a un centro médico capilar, donde será posible tener una visión global del problema y de sus soluciones. Es recomendable empezar por dejar tranquila la zona por una temporada, no usar tintes ni otros productos abrasivos y ayudar a recuperar la salud del cuero cabelludo con mascarillas nutritivas. Es natural que el cabello, tras haber sufrido continuas agresiones, sea mucho más frágil y tenga poca vitalidad o que la piel de la zona atacada se encuentre en una mala situación. El especialista comprobará si crecen nuevas unidades capilares y si el pelo existente se ha fortalecido. Existen medicamentos específicos para mejorar el desarrollo de los folículos capilares que ayudarán a llevar a buen fin esta fase del tratamiento.

La recuperación, en este caso, depende, en gran medida, de la reparación psíquica del paciente, que es la causa del problema. Cuando el estado psicológico del paciente mejora, es posible evitar las recaídas y la cura es más eficaz. En algunos casos, es posible tener que recibir también tratamiento farmacológico.

La tricotilomanía es un problema que tiene solución, pero conviene ponerse en manos de los profesionales adecuados. Puedes acercarte a cualquier clínica capilar SwanSea para hacer una valoración de tu caso.

Ok
logo Europa