CONTACTO

Alopecia femenina vs calvicie masculina

alopecia femenina vs calvicie masculina


El 2 % de la población mundial sufre alopecia, una patología que se traduce en una pérdida anormal de cabello y que afecta de forma diferente a hombres y mujeres. Asimismo, existen distintas formas de alopecia: areata, androgenética (AAG), traumática y cicatricial. El estrés, los cambios hormonales -tras el embarazo o en la menopausia-, el factor genético, algunos medicamentos, la falta de sueño o la fatiga, así como una dieta baja en hierro o proteínas pueden desencadenar esta patología que, estéticamente, conlleva una pérdida de autoestima y cuadros de ansiedad a quien la padece.

En el caso de la alopecia femenina –que afecta al 30 % de las mujeres a partir de los 40 años- el patrón habitual es una calvicie gradual, más usual en la zona superior y en las patillas. Por el contrario, en los hombres es más frecuente en la coronilla y la parte frontal y suele llegar hasta la calvicie total. En este colectivo, el tipo más común es la alopecia androgénica, que afecta a un porcentaje menor de mujeres, aunque quizá es la que más preocupa ya que en este caso el cabello perdido no se recupera. Asimismo, en las mujeres, las coletas o moños tensos y el abuso de las extensiones, tenacillas y planchas de calor favorecen esta alteración capilar.

Del mismo modo, el actual ritmo de vida ha hecho que se incrementen notoriamente los casos de calvicie femenina. Además, los problemas de tiroides o algunas patologías como los ovarios poliquísticos no hacen sino agravar su incidencia entre la población femenina. Pero ¿cómo reconocerla?

Los tipos de alopecia femenina más frecuentes son la androgénica, la areata y la difusa (efluvio telógeno). En la primera de ellas los factores hormonales tienen mucho peso ya que provocan que los folículos disminuyan su producción de pelo y, en fases agudas, paralicen totalmente esa función. Se manifiesta sobre todo en edades avanzadas y afecta la parte central superior del cuero cabelludo. En la alopecia areata,el pelo se cae en forma de parches, en zonas localizadas. Por último, la alopecia difusa es temporal y reversible. Se produce por una caída en exceso del pelo dentro del ciclo normal de renovación. Aparecen zonas claras mientras crece lentamente el pelo sano. Restos excesivos de pelos en la almohada, en la ducha o dolor en el cuero cabelludo suelen ser signos de este tipo de calvicie.

En todos los casos, lo mejor es prevenir. Por eso, ante los primeros síntomas o dudas se debe acudir a una clínica capilar donde los especialistas puedan realizar el análisis y diagnóstico pertinente. Hay soluciones médicas, cosméticas y quirúrgicas –injerto capilar- que, por suerte, ofrecen resultados excepcionales.

SOLICITAR DIAGNÓSTICO GRATUITO