¿En qué consiste la alopecia areata?

alopecia areata

Cuando hablamos de alopecia nos referimos a la pérdida de cabello que muchas personas sufren a lo largo de su vida.

Pero este padecimiento puede surgir por distintos factores, por lo que existen dos grandes grupos, las de tipo cicatriciales, son irreversibles y estar producidas por dermatosis, enfermedades hereditarias o agentes fisicoquímicos entre otros, y las no cicatriciales, donde entraría la tradicional alopecia androgenética, referida a la calvicie masculina común o la alopecia areata, que es de causa autoinmune y afecta a los folículos pilosos. Este tipo puede aparecer a cualquier edad, especialmente en la infancia y la adolescencia en ambos sexos, más frecuentemente se manifiesta de forma localizada, aunque a veces puede ser de forma general.

 Características de la alopecia areata

Quienes padecen alopecia areata presentan en cejas, barba o cuero cabelludo una o varias placas redondas u ovaladas de tipo alopécicas, de tamaño variable. En sus bordes interiores se puede apreciar cómo a pesar de no nacer pelo, la piel mantiene sus orificios foliculares e incluso, crece pelo corto. La alopecia areata se trata de una enfermedad que puede aparecer debido a aspectos psicológicos o autoinmunes. Esto significa que el sistema inmunitario para proteger el cuerpo de posibles infecciones, ataca por error otras partes sanas del propio cuerpo, en este caso, los folículos pilosos. Este tipo de calvicie también está influido por factores genéticos, ya que aumenta el riesgo de padecerla cuando afecta a un familiar cercano. Además, su presencia también puede deberse a factores endocrinos, psicológicos, infecciosos, e incluso por algunos tipos de traumatismos en la cabeza o irritaciones dentales u oculares. Este padecimiento es muy imprevisible y afecta de forma muy distinta a cada paciente, por lo que a una persona que lo sufre puede volver a crecerle el pelo, pero también existe la opción de que se vuelva a caer. Debemos saber, por otro lado, que este problema no causa dolor alguno ni molestias. Tampoco se transmite a otros individuos ni supone una merma de la vida o capacidades físicas de quien lo padece, motivo por el cual no debemos dejar que afecte a nuestra vida cotidiana, como el trabajo, el ámbito social, familiar o al relacionarnos con los demás. En cuanto a los tratamientos adecuados para la alopecia areata, es cierto que no existe una opción eficaz que impida la caída. Pero también es verdad que el propio médico podrá aconsejar a cada paciente los medicamentos que resultan más beneficiosos, entre los cuales se suelen utilizar rubefacientes, corticoides o minoxidilo a través de la vía tópica o ciclosporinas y corticoides a través de la vía sistémica o corticoides intralesionales. En definitiva, la calvicie o alopecia areata puede ser de diversos tipos y afectar distintamente a cada paciente. Nuestra recomendación es que te acerques a cualquiera de nuestras clínicas capilares SwanSea para diagnosticarla y tratar sus síntomas,  ya que será fundamental para mantener nuestra salud y bienestar.

SOLICITAR DIAGNÓSTICO GRATUITO